La ansiedad desde una perspectiva filosófica

¿Qué es?

¿Qué dice de nosotros y de nuestra sociedad?

¿Cómo la podemos

2486409.jpeg

¿Dónde están los médicos del alma?

Aprende las técnicas, la actitud y el método de una filosofía terapéutica dedicada al cuidado del otro y de uno mismo.

¡Abierta a todos los públicos!

1era Clase gratuita: ¿Qué es el Acompañamiento filosófico?

24 de octubre a las 19h (online)

Inscríbete gratis aquí

¿Qué es el Acompañamiento Filosófico?

 

Entendemos por acompañamiento filosófico aquel camino a través del que una persona o grupo inicia un proceso de autoconocimiento.

Este lo lleva a cabo gracias a un a un conjunto de prácticas (las ascéticas filosóficas) dirigidas a un individuo o a un colectivo, cuya finalidad es, en el concepto más amplio de la palabra, favorecer, ayudar, cuestionar, profundizar o replantear el marco de sentido y las estrategias y modos de vida, a través de los cuales, individuo o colectivo, desarrollan su vivir.

Formación en Acompañamiento Filosófico

Según la OMS, alrededor de 260 millones de personas en el mundo sufrieron trastornos asociados a esta emoción durante 2017. El Consejo General de Psicología de España estima que nueve de cada 10 españoles padecieron estrés y ansiedad ese mismo año.

Quizás sea ésta afección la que más fácilmente permite entender cómo la cabeza, la mente o la dinámica de los pensamientos se convierte en un enemigo interno, amargando la dinámica vital, difícil de combatir y superar, a la vez, que deshilachar claramente la figura del opresor interna que nos moviliza a todos.

la ansiedad no es una afección que aparezca de la nada, sino que tiene que ver con la dinámica que hemos ido desarrollando a lo largo del libro y que ahora queremos matizar para mostrar la riqueza, la complejidad y la profundidad en la que tanto nuestra forma de pensar (la racionalidad moderna) como el capitalismo inciden en nuestra vida. A pesar de su complejidad, esta dinámica puede resumirse en la capacidad de movilización que infiere el opresor interno, siendo su reverso la precariedad del sujeto que la vive, y la falta de autoconocimiento.

Además, la ansiedad muestra una complejidad (y sufrimiento) en la superficie de su dinámica que impide observar la profundidad de sus implicaciones y, por ende, las vías de superación. Por otro lado, la desinformación o el exceso de ella junto a su demonización, el hecho de vivirla de una forma íntima y sin comunicación o que incluso todos utilizamos esta palabra para expresar un conjunto de estados de ánimos heterogéneos (estrés, saturación, nerviosismo, descontrol…). Todos estos elementos hacen indispensable ir de lo más aparente de esta afección hacia lo más profundo.

La ansiedad se manifiesta a través de un sinnúmero de sintomatología, hecho que agrava su sufrimiento puesto que la persona se siente defectuosa y culpable, es dificil su detección y sólo es una muetra de algo, aunque importante, superficial.

Esta riqueza se explica porque afecta al córtex y  de ahí al sistema hormonal capaz de afectar a gran parte del sistema.

Es importante, antes de seguir avanzando, diferencial lo que se considera ansiedad fundional de la disfuncional. La primera aparece por una situación real de riesgo (físico, psíquico o emocional) y, como respuesta, genera un estado de alarma que facilita a la persona enfrentarse a esa situación de riesgo. Fundamental de esta definición es entender la ansiedad como un estado de alerta que apoya al sujeto con un estado físico y psíquico alterado frente a la normalidad. Por ejemplo, la aceleración del ritmo cardíaco y el mayor riego sanguíneo permiten una atención más atenta, una mayor capacidad de  reacción, la puesta en marcha del sistema nervioso, etc.

La ansiedad disfuncional, por otra parte, es un estado de alerta convertido en permanente. Esta modalidad de ansiedad nos habla muy bien de nuestro contexto porque supone un estado de alerta permanente. Esta permanencia de la alerta configura una actitud y una forma de vida que es de la que queremos hablar.

Contáctanos
whatsapp_icon-icons.com_62756.png

©2020 por Nacho Bañeras. Creada con Wix.com